Cómo contratar una empleada de hogar

Categorías Actualidad y noticias
como contratar una empleada del hogar

Contratar a una empleada de hogar es una tarea que requiere atención y cuidado para garantizar que tanto tú como la empleada estén claros y satisfechos con los términos del acuerdo. A continuación, se describen los pasos clave para llevar a cabo este proceso de manera eficaz.

Contents

Definir tus necesidades

  • Tareas específicas: Realiza un listado detallado de todas las tareas que esperas que la empleada de hogar realice. Por ejemplo, si la limpieza es una prioridad, especifica las áreas de la casa que requieren atención regular. Si necesitas que también se encargue de la cocina, considera si hay restricciones dietéticas o preferencias alimenticias.
  • Horario: Piensa en tu rutina y la de tu familia para determinar cuántas horas y en qué momentos del día necesitarás ayuda. Sé realista sobre el tiempo que se requiere para completar las tareas asignadas y considera la posibilidad de flexibilidad para adaptarse a las necesidades cambiantes de ambos.
  • Experiencia: Evalúa qué tan importante es para ti que la candidata tenga experiencia previa. Por ejemplo, el cuidado de niños o personas mayores puede requerir habilidades y experiencia específicas, mientras que para otras tareas, como la limpieza, quizás estés dispuesto/a a contratar a alguien con menos experiencia.

empleada limpiando

Buscar candidatas

La búsqueda de candidatas puede comenzar con la solicitud de recomendaciones a amigos, familiares o vecinos que hayan tenido experiencias positivas con su personal doméstico, ofreciendo una primera capa de confianza y seguridad.

Alternativamente, contactar empresas de selección especializadas o explorar portales de empleo son opciones viables que amplían el espectro de candidatas potenciales, permitiendo una selección más amplia basada en tus requisitos específicos.

Entrevistar a las candidatas

Una vez identificadas algunas candidatas potenciales, el proceso continúa con la realización de entrevistas.

Este paso es esencial para conocer mejor a las candidatas a través de preguntas sobre su experiencia, disponibilidad, expectativas salariales y referencias. Es fundamental verificar estas referencias contactando a anteriores empleadores para confirmar la fiabilidad y calidad de trabajo de las candidatas.

Además, es importante confiar en tu intuición durante este proceso, buscando establecer una relación laboral con alguien que inspire confianza y comodidad, dado que esta persona estará en tu hogar.

Formalizar la contratación

Finalmente, la formalización de la contratación es un paso crítico que establece los términos de la relación laboral de manera clara y legal. Esto implica la realización de un contrato de trabajo que detalle las tareas, horarios, salario y cualquier otra condición acordada.

Además, es necesario cumplir con los requisitos legales como dar de alta a la empleada en la Seguridad Social, lo que asegura su acceso a beneficios como cobertura de salud y pensiones.

El establecimiento de un sistema de pago claro, preferiblemente mediante transferencia bancaria, es importante para mantener un registro de los pagos y asegurar que el salario y las deducciones de la Seguridad Social se manejen de manera adecuada. Hay gestorías laborales especializadas en hogar que pueden ayudarte en toda esta gestión.

Seguir estos pasos no solo te ayudará a encontrar a la candidata ideal, sino que también te asegurará de cumplir con todas las obligaciones legales y de establecer una relación laboral clara y justa para ambas partes.

¿Cuánto cuesta contratar una empleada del hogar?

El coste de contratar a una empleada de hogar varía considerablemente según el país, las horas de trabajo, las tareas a realizar y la experiencia de la empleada. A modo de referencia general:

  • Por horas: El precio puede oscilar entre 10 y 20 euros por hora, dependiendo de la ubicación y las tareas.
  • Semanalmente (para trabajos a tiempo parcial): El precio puede variar entre 200 y 400 euros, basándose en un promedio de 20 horas semanales.
  • Mensualmente (para trabajos a tiempo completo): El salario puede estar entre 900 y 1,200 euros o más, en función del país y las condiciones específicas del trabajo.

Es importante tener en cuenta que a estos precios directos se les deben sumar las cotizaciones a la seguridad social y posiblemente otros beneficios legales, lo que incrementará el coste total. Estos precios son aproximados y deben ajustarse según las condiciones laborales locales, las responsabilidades específicas del trabajo y la experiencia de la empleada.